Recordandote Eloym (Uno de Muchos por venir)

Que risueños eran esos días decembrinos que disfrutábamos en familia, en compañía de todos los chamos (Cacaito, Oliver, Christian, Geberth Miguel, Eric, Vanessa, Maria Anderina, Oscany, Johanny, Rodnil, Geberth Jose, Axzel Jose, Daniel, Reinaldo, Ramón y tu) y viejos (Todos los tíos… que en realidad son demasiados :P) las risas los saltos, las molestias de Tia Ludina porque nos metíamos en la grama y los acostumbrados regaños nerviosos de nuestras mamas por la bulla tan intensa que teníamos, los cantos acostumbrados de tu papa y los gritos entonados de Tío Catire al elevar la voz, la risa de Tío Moisés, el deleite de la voz de nuestra inolvidable tía Mauren, el sonido perfecto de los violines de los morochos, los chistes de Tío Gebert, la saltadera de tía Egle con los ornamentos de la casa, Cacao con sus fotos oportunas y la ropa interior de tía Evelyn!…

Que días aquellos en los que no teníamos que preocuparnos por nada, solo divertirnos y pasarla bien, que lastima que esos días no se repitan, que lastima que no estés con nosotros para disfrutar de esos días por venir, que lastima que esta Navidad realmente no es navidad porque no estas tu… que lastima que este año nuevo pasara desapercibido porque simplemente no estarás ahí para felicitarnos por el comienzo de un nuevo año.

Eloym Marín Hernández, como te prometí, no serás olvidado, siempre estarás aquí presente… y tal vez estas observándome mientras vuelco nuestros recuerdos en este papel digital, mientras observamos tus fotos a diario, mientras recordamos los buenos y malos momentos que vivimos y que lastimosamente son cortos y seguirán siendo así solo porque tu no estas.

Tu ausencia nos deja una herida irreparable, un dolor indescriptible y cicatriz que jamás sanara, pero siempre nos quedaran las fotos para revivir los bellos momentos que vivimos a tu lado.

Estas publicaciones son fieles a ti, a tu cariño a tu bondad y mucha gente esta leyéndolos, recordándote, extrañándote…

Anuncios